Search
  • Viviana Huízar

El cuerpo es territorio y la moda revolución

Defínete. Decídete. Quiero entenderte. ¿Qué quieres? ¿Lo sabes? ¿Estás buscando algo? Escuchamos este tipo de peticiones generalizadas a diario desde que somos niños, las encontramos en las memorias más recónditas de nuestro pasado y en el ayer más inmediato. Parecen formas sutiles de decir “permíteme etiquetarte”. Etiquetar es fácil, práctico, es reducir la pluralidad, es alimentar la ilusión de que vivimos en un orden. A veces parece que para formar parte de la sociedad es necesario presentarse ante ella con una identidad sólida, descriptible y totalmente lógica…porque lo impredecible aterra.


Definirse, quizás, implica adueñarse del primer territorio que nos corresponde: el cuerpo. Manifestarse a través de una identidad propia y decidir intencionadamente cómo mostrarnos ante el mundo implica conquistarnos a nosotros mismos, pero no hay conquista sin revolución. Pensemos en aquellas revoluciones que comienzan en el interior y cuyas victorias se consuman en lo tangible, lo material, lo que expresamos y podemos compartir, como el arte… como la moda.


La moda es un medio tangible para mostrar nuestra identidad. No sólo para aquel que la crea y vierte su interior al mundo material a fin de encontrarse con un objeto. El que crea la moda permite (consciente o inconscientemente) que el otro interprete su creación y se exponga por medio de ésta. Es casi un préstamo, como cuando nos apropiamos del lenguaje y tratamos de apalabrar lo que nos ocurre dentro. Es dominar el arte de utilizar cualquier medio tangible para mostrar al mundo lo que sólo conocemos nosotros mismos.


Quizás los rebeldes han existido desde los inicios de la humanidad. Quizás los rebeldes se manifiestan o revolucionan a través de distintos medios. Pero sin duda, innovar en la moda es un acto de rebeldía. Es asumir la responsabilidad de presentarle al otro un medio de expresión diferente, una forma más para hablar de sí mismo.


En la otra arista están aquellos decididos a interpretar, a tomar el riesgo de fragmentar lo que otros ya han dicho sobre ellos para recrearlo desde las cenizas. Elegir lo que le ponemos al cuerpo es tener la voluntad de apropiarnos de nuestro territorio. Es decidir expresarnos para pertenecer o resistirnos a un status quo.


Apropiarnos de una moda y expresarnos a través de ella es la paradoja de vestir la desnudez para mostrarnos como somos… o como queremos ser. Optar por elegir con libertad es una representación de valentía, es hacerse cargo de lo propio.


Hay cosas que no tienen que decirse, y aunque el refugio de la palabra siempre estará ahí para quien sienta necesitarlo, permitirnos ser lo que otros ven es una forma de amar lo que nosotros mismos miramos cuando vemos al espejo. Y tú… ¿reconoces lo que ves?.


0 views0 comments

Recent Posts

See All